PLAGAS

Aves

  • A diferencia de los roedores, las aves están considerados, por la mayoría de las personas, animales benéficos. Mucha gente disfruta el observar y alimentar a las aves, principalmente palomas y gorriones. Otros se admiran al ver las parvadas de aves urbanas como parte del paisaje en parques y plazas de nuestras ciudades.
  • Desafortunadamente estas aves tienen aspectos negativos cuando se instalan de forma cercana al hombre. Ciertas especies de aves frecuentemente son molestas, o son capaces de transmitir enfermedades, contaminar nuestros alimentos o los de nuestras mascotas o los de nuestros animales de producción y dañar nuestras estructuras.

Los esfuerzos que el hombre realiza para controlar estas plagas se dirigen, en esencia, a limitar la llegada y a acelerar el éxodo. Las técnicas para lograrlo difieren, principalmente, de acuerdo con la especie y el hábitat elegido. Por un tema de marco legal, conciencia ecológica, moral, compasión, etc.; es casi imposible limitar la reproducción o incrementar la mortalidad de las aves.

LAS AVES COMO PLAGA

Solas o en grupos, las aves, luchando por sobrevivir, entran en conflicto con el hombre. La Fundación Vida Silvestre viene reclamando una política global ante las especies introducidas en el país: “Cuando peligra el ecosistema hay que tomar medidas aunque puedan resultar impopulares”. Opina la Dirección de Flora y Fauna Silvestre: “El problema de la paloma doméstica (Columba livia) es que es importada, pero tiene mucha antigüedad en el país”. Mientras tanto la Dirección de Política y Control Ambiental del G.C.B.A. explica: “Las palomas entran en la definición de plaga, en tanto producen daños a la salud y a la economía del hombre y alteran su calidad de vida.”

BIENESTAR Y ESTETICA

Las molestias de los nidos se dejan sentir, en las ciudades, en árboles o edificios. La acumulación de guano en las aceras, estatuas, edificios, vehículos y en bancos de plazas, es antiestético y requiere un mantenimiento costoso; también el arrullo proveniente de las palomas resulta muy molesto.

A las palomas y los gorriones ingleses se deben muchas manchas permanentes que muestran las estatuas, los frontispicios, los estadios y otros edificios. También ayudan a la prematura corrosión y oxidación de algunas estructuras metálicas y otros elementos (esto se debe al ácido úrico contenido en su materia fecal).

Si estas aves son atraídas a un lugar que les promete alimento, la aplicación de medidas sanitarias estrictas las desalentará. La tendencia que tiene el público por alimentar a las aves, sobretodo a las palomas esa difícil de reprimir y sólo puede aspirarse a modificarla a través de un lento proceso educacional.

Los nidos de pichones de palomas, gorriones y golondrinas constituyen un peligro de incendio cuando descansan sobre chimeneas o en la ventilación de calefones o termotanques. También acarrean problemas de mantenimiento cuando provocan la obstrucción de los canales de desagüe, además de acarrear a las casas algunos ectoparásitos e insectos que afectan a las personas o a sus bienes.

  • 0800-123456 (24/7 Support Line)
  • info@example.com
  • 6701 Democracy Blvd, Suite 300, USA

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt.