PLAGAS

Plagas de jardín

Las plagas de insectos en un jardín aparecen cuando se dan estos dos factores: humedad y aumento prolongado de las temperaturas. Estas plagas suelen hacer su aparición en primavera y se mantienen hasta que llega el frío. Estos ambientes húmedos y cálidos son un caldo de cultivo para los mismos.
Lo peor de estas plagas es la rapidez con la que se propagan, así que una vez que aparecen, tomar las medidas preventivas puede no ser suficiente y la desinsectación es la única manera de impedir que se sigan desarrollando.
Las plagas provocan daños irreparables a nuestras plantas y, en ocasiones, el hecho de no conocer qué parásito en concreto nos está afectando solo hace empeorar el problema y hacernos perder un tiempo de oro si no reaccionamos a tiempo en el control.

TIPOS DE PLAGAS MÁS HABITUALES EN UN JARDÍN

La mayoría de los insectos son más incidentes en verano, cuando las temperaturas son más elevadas, aunque algunos de ellos pueden hacer su aparición en invierno, sobre todo si hablamos de plantas de interior. Por eso, nunca hay que bajar la guardia. Veamos cuáles son los insectos más habituales de encontrar en un jardín, y advertimos que son muchos y diferentes:

Pulgones y hormigas

Los pulgones se alimentan de la savia de la planta. Son abundantes cuando llega el calor y se pueden ver en el reverso de las hojas nuevas. Como resultado, la planta se queda sin nutrientes y termina secándose y muriendo. Los pulgones se reproducen muy rápido.
Los pulgones están muy relacionados con las hormigas porque estas los protegen. Aparte, hay una especie de hormiga, la podadora, que aparece en otoño y se come los tallos de las plantas.

Cochinillas

Este insecto prefiere los ambientes secos así que, dependiendo de la época del año, podrán atacar a plantas de interior o de exterior. En otoño pueden aparecer en plantas dentro de casa, mientras que en el verano, cuando más hojas hay, son comunes en el exterior, succionando la savia de las mismas. Consecuencia de ello, la planta se termina secando y muere.
Además, las cochinillas dejan impregnada una sustancia en las hojas que, a su vez, sirve de alimento a los hongos.

Mosca blanca

También aparece cuando hay calor y humedad y, como las cochinillas y pulgones, se alimentan de la savia, por lo que matan la planta. Colocan sus huevos en el envés de las hojas. Además, sus secreciones sirven de alimento a los hongos.

Gusanos, babosas y caracoles

Los gusanos destrozan las raíces y bulbos, mientras que las babosas y los caracoles se alimentan de los brotes más tiernos. Además, la especie de moco que dejan es tóxico.
Además de estos insectos, hay otros que también atacan a nuestros jardines, como son:

  • Avispa serradora: muerde la planta. Aparece en terrenos muy abonados y secos.
  • Barrenadores: agujerea las frutas, hojas y troncos.
  • Mariposa del geranio.
  • Escarabajo de las flores: devora los pétalos.
  • Oruga procesionaria: actúa secando las ramas, por lo que el árbol deja de crecer.
  • Araña roja: chupa la savia.
CÓMO PREVENIR LAS PLAGAS EN EL JARDÍN

La primera medida preventiva para evitar la aparición de plagas en nuestro jardín es vigilar las especies que introducimos. Al comprar una planta, cuidar que no venga infectada.
Por otro lado, el cuidado de las condiciones ambientales es clave. Porque las plantas son seres vivos y necesitan estar en un ambiente adecuado a sus necesidades. Cuando esto falla, las plantas se debilitan y quedan expuestas a padecer plagas y enfermedades. El riego adecuado, la cantidad de luz correcta y una tierra de buena calidad son esenciales para la buena salud de una planta.
Incluso adoptando todas las precauciones posibles, a veces las plagas aparecen. Si esto ocurre, hay que actuar lo más rápido posible. Realizar un control con DEVISE es el método más efectivo de garantizar un jardín limpio y saludable.

  • 0800-123456 (24/7 Support Line)
  • info@example.com
  • 6701 Democracy Blvd, Suite 300, USA

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt.